La foto y su pie.-El verano de las viñas

Se han vestido de verano las viñas cangueses. Y muestran orgullosas verdes de mercado frente a los turísticos que conforma el paisaje que se ofrece a propio y extraños.

Ladera arriba o abajo, según cada cual abre su perspectiva, trepan o bajan las cepas escalonándose en bancada o agarrándose por libre en cada saliente del terreno.

Intenta el profano distinguir los matices que identifican las especies. Vano intento, todos parecen iguales, se percibe un solo verde común. Y entonces recuerda como ocurre lo contrario con los marrones y ocres del otoño cuando cada cepa muestra orgullosa su identificativo matiz que determina cada especie.

Poco a poco va luciendo el sol del recién iniciado verano y sus primeros calores acarician los tiernos pámpanos de las viejas cepas siempre en un constante morir y nacer.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.