La foto y su pie.-Han vuelto las nieblas mañaneras

Vista desde Larna

Martes día 11. Han vuelto las nieblas y los frescos amaneceres y, otra vez, he tenido que descolgar la chaquetilla del chándal del perchero. Está el camino húmedo y sin polvo. Ráfagas de niebla quedan enredadas en las cumbres de los montes que configuran la vertiente del Narcea Rengos abajo.

Otros jirones se han quedado en el valle cortando la base de las montañas e insinuando que salen de la nada húmeda de miles de gotas de agua. Abajo, en la Vega que ya empieza a ser parda de sequías el camino marca su trazado en dirección de la casi olvidada iglesia que fue parroquial y ahora ha devenido en testigo añoso de la despoblación rural. Y al cementerio que, como todos los de la comarca son los únicos lugares que crecen

En primer término, cientos de puntos blancos nos señalan que aún perduran evocaciones primaverales tras los últimos y caluros días.

Emprendo el camino en compañía de la radio. Las noticias no son precisamente tranquilizadores y ello me lleva a un desganado andar. Sigo sin noticias del oso.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.