De las cenizas al verde; lección de vida

Perdieron su verdor y su brío hace ya más de un año. De alguna forma aún guardan una especial belleza erguidos contra el azul del cielo del atardecer villuercano.

Troncos y ramas se alinean disciplinados en un orden natural que no conocemos, pero que de alguna forma se deja ver. Los troncos junto al suelo en su grosor, y buscando las alturas las copas airosas y abiertas en las que ya verdean las hojas no ha mucho grises y sin vida.

Y camino de la Cabeza del Moro y las aguas cristalinas y cuasi ocultas que la acarician, el caminante se siente fortalecido ante el orden natural de las cosas que, ajeno a las menudencias del diario acontecer que nosotros consideramos de una importancia más que mundial, persiste en su humildad constante y eterna, inmutable en su discurrir natural estación tras estación.

Sobre las cenizas de ayer, los pinos apuntan un nuevo y esperanzador reverdecer que nos apunta como hemos de vivir nuestro propio camino.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.