Emilio Rodríguez, poeta, pintor,dominico y cangués

El poeta, pintor y sacerdote cangués, Emilio Rodríguez González, de 82 años, nos dejó con la misma discreción conque había desarrollado toda su vida desde la congregación dominica a la que pertenecía. En estos últimos años ejerció como sacerdote en Parque Lagos (Madrid)

Amalia (Pref. Literatura), Emilio, Mera, MIguel Ángel Pérez

Emilio ha sido considerado desde muy diversos sectores como uno de los grandes poetas de nuestro tiempo y acaba de partir hacia ese territorio que venía, seguramente, intuyendo como remanso de paz esperado en sus últimos libros.

Emilio Rodríguez

Nacido en Villar de Adrales, Cangas del Narcea, el 9 de julio de 1938; en el seno de una familia de ocho hermanos, estudió Periodismo y Teología, residiendo durante muchos años en Salamanca, donde desempeñó, por los años 80, el cargo de director de Radio Popular, al mismo tiempo que creaba la tertulia Papeles del Martes, editora de la revista que, con el mismo nombre, se mantiene aún como una de las referencias literarias más importantes de cuantas se publican en nuestro país.

En el año 2013 intervino en el acto del Poeta ante la Cruz, que organiza la Cofradía de Cristo Yacente de Salamanca con su poemario Hoguera en la mirada. Versos de una existencia desgarradora, que buscaron la luz de la esperanza en los espacios catedralicios: Venid a llorar juntos/ las piedras demolidas/ la soledad aullante/ de las puertas sin goznes/ las ventanas colgadas sobre abismo de llanto.

En Cangas fue el protagonista central de la celebración del Día del Libro en 2016, acto que Miguel Ángel Pérez y yo tuvimos el honor de compartir con él.

Todos los veranos, llegado septiembre, acudía tres o cuatro días hasta Cangas, “a revitalizar mis raíces y vivir el silencio”, solía decir. Se hospedaba en el convento de Corias y visitaba a los amigos de siempre, José María (el del Carrascal), Obdulia y Agapito, y Maribel y a mí. Y siempre acudía con el último libro en la mano, o uno de sus dibujos. Muchos de ellos decoran las paredes de mi despacho o el pasillo de mi casa.

 Como poeta, publicó más de 20 libros de los que pueden mostrarse como referencia de su obra los siguientes títulos: Penúltimo cansancio, Pregunto por el silencioMarea de bolsilloComo árboles que andanEl canto funeral de la distanciaHoras menoresJardines recortablesDe noches y naufragiosTodas las preguntasMar que huye, Del tiempo y de las manosTiempo para los ojosLugar de manantiales… y todos ellos viven en una de las baldas de mi librería

El autor de esta líneas con Emilio en la Treito

Pese a haber sido ciudadano de diversos mundos, nunca perdió Emilio sus raíces del aldea: ni en su vivir, ni su hacer, ni en la palabra, ni en el espíritu de su sus versos:

A esta parte del mundo/ ya no llueve/ silencios/. Ya no crecen las casas/ como buscando/ el monte/. En cambio, se hace estable/ un clima de exabruptos, una actitud cansada/ de estar/ en otra parte/”. Dice en su libro “Lugar de Manantiales” en palabras muy adecuadas a la actualidad.

La muerte de Emilio supone una gran pérdida para la ciudad de Salamanca, ciudad en la que brilló con luz propia como uno de los ilustres personajes de la literatura de esta época y, como no, para Cangas a la que no olvidó nunca.

Y quiero cerrar este acercamiento al poeta y amigo con sus propias palabras. Palabras en las que condensa el sentir de todos cuantos desde la aldea se han visto obligados a seguir el duro camino del exilio aunque en días como hoy, vuelva junto al terruño porque, dice Emilio: “Aunque nunca haya existido/, llevamos un prado/ en el recuerdo

Descansa en paz amigo

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.