Curiosos problemas municipales y un apunte festivo

Curiosos problemas municipales y un apunte festivo

Corría 1.974 y en la sesión municipal correspondiente al mes de junio se aprobaba el alquiler de una pala para abrir las pistas de acceso a San Pedro de Coliema y Santiago de Peñas. Esto dará una pequeña ideal al oyente de cuál era la situación de las comunicaciones en el conejo en aquellos años.

Y les cuento un sucedido para que se hagan también una idea de cómo se afrentaba los problemas municipales.

En la misma sesión surgió el tema de la ubicación de los teléfonos rurales que comenzaban instalarse. El concejal, Lobato, facultativo de minas y del grupo de libre designación, propuso se adjudicasen a los dueños de los bares más céntricos y, en caso de diversas solicitudes, se procediese a un sorteo. El señor Flórez, industrial y vecino de Vallao, tras efectuar una consulta fuera de la sala, propuso se concediese a aquel que ofreciese una mayor cantidad de dinero al municipio. Poderoso caballero. Así lo aprobaron automáticamente. Después no se llevó a efecto.

Y sí, sí, en esas mismas fechas se anunciaba que el día 14 de julio, a las ocho de la tarde, tendría lugar una confrontación entre las selecciones de aficionados al boxeo de Oviedo y León. La alegría duró poco. Casi simultáneamente se hacía público que no habría subvenciones estatales para la construcción de nuevas escuelas y que los alquileres que pedían los dominicos de Corias por la utilización de sus aulas resultaban antieconómicos al municipio.

El concejal Valentín Flórez propone que se monten escuelas prefabricadas, se aprueba, y Maruja Palacios, concejal y directora del Grupo Escolar femenino de la villa, queda personalmente encargada de efectuar las gestiones pertinentes. Tampoco se realizó.

La Comisión de Festejos estableció un premio de 25 docenas de voladores para aquella Peña que acudiese al desfile con la mascota más original.

Aquel año fue pregonera de las Fiestas del Carmen Amelia Valcárcel, Consejera de Cultura del Principado, y la Comisión de Festejos estableció un premio de 25 docenas de voladores para aquella Peña que acudiese al desfile con la mascota más original. Tampoco duró mucho la idea

Le señalaré que el día 15 de julio de aquel año de 1.974 actuaron el grupo de gaitas Los Son D´Arriba y la fanfarria Los Anastasios. En Los nogales estuvieron las orquestas Israel, de Pontevedra y Pocero, de la misma provincia. A las cinco de la madrugada hubo sopas de ajos y vino gratis para todos.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

R. Mera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.