CANGAS DEL NARCEA.- Una medalla de oro para un corazón de oro

jaime1 jpg.

“Como cangués de corazón que era, Jaime sentía la Sociedad de Artesanos y la descarga como algo muy suyo. Socio desde siempre, cada vez que se solicitó su colaboración su respuesta fue inmediata, entusiasta y desinteresada”.

Jaime Pérez Fernández recibía a título póstumo la Medalla de Oro de Artesanos de 2014 que concede la Sociedad de Artesanos Nuestra Señora del Carmen a aquellas entidades o personas que hayan destacado en la defensa y difusión de la Sociedad y la Descarga.

La sala de actos de la Casa de la Cultura se encontraba llena a rebosar como no lo había estado nunca en este acto. Toda la familia de Jaime: su mujer Aquilita, sus hijos, sus nietos, su inseparable hermano Daniel, muchos de sus empelados en activo o que lo fueron, amigos de Cangas y de Tapia o simplemente cangueses de a pie que quisieron reconocer con su asistencia la entrega a Cangas de Jaime, su bonhomía y su carácter siempre abierto a la ayuda y la cooperación llegase la llamada de dónde llegase. Todo ello le fue reconocido en este acto.

Aquilita su mujer recibió la medalla emocionada de manos de Juan Fernández, presidente de la Sociedad. Emocionadas lágrimas de recuerdo en Aquilita y sus hijos. Nadie pudo hablar. Ago le dijo Aquilita a Juan y este se dirigió a todos los presentes:

-De parte de Aquilita que muchas gracias a todos.

Un sonoro aplauso cerró el cariñoso y sencillo acto.

Seguidamente reproduzco el sentido escrito que leyó el secretario de la Sociedad, Antonio Ochoa:

jiame2 jpg Cuando D. José Jaime Pérez Fernández salió de su pueblo, dejando atrás el olor a mar y se vino a Cangas con el alma llena de ilusiones y los brazos dispuestos para llevarlas a cabo, no podía imaginar lo que esta tierra le daría. Aquí encontró una familia al lado de Aquilita, un hogar entre sus vecinos y un proyecto de futuro que le lleno de satisfacciones en su taller. Y todas estas cosas que nuestro pueblo le ayudó a conseguir, él se las devolvió multiplicadas: amor con amor, amistad con lealtad y trabajo con esfuerzo. Jaime se convirtió no en un cangués más sino en un cangués de los mejores y cuando se le nombró Hijo Adoptivo no fue en realidad un premio sino la simple constatación de un hecho.

Como cangués de corazón que era, Jaime sentía La Sociedad de Artesanos y La Descarga como algo muy suyo. Socio desde siempre, cada vez que se solicitó su colaboración, su respuesta fue inmediata, entusiasta y desinteresada. Como en todas las demás cosas, él no se conformaba con dar el uno por uno. Él no sólo ayudaba en lo que se le pedía sino también aquello que él sabía que se necesitaba y que no se habían atrevido a pedirle por temor a abusar de su amistad.

Cuando se decidió renovar las máquinas de La Descarga, por ejemplo, fabricándose las que ahora usamos, puso a disposición de la Sociedad su taller y sus operarios que estuvieron trabajando durante muchas jornadas para hacer los agujeros de los voladores en todas ellas. No sólo nunca quiso cobrar por ello sino que ni siquiera permitió que se le diera jamás la menor importancia.

Por todo esto, queremos entregarle en memoria suya a su esposa, como regalo de cumpleaños, esta Medalla de Oro, ese material del que estaba hecho el corazón de Jaime, para que sepa que su memoria perdurará en la Sociedad de Artesanos para siempre”.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.