BERZOCANA.- Todo pasa, todo permanece

1.948
1.948
2.014
2.014

Sesenta y seis años separan estas fotos. Permanecen el momento y el espacio.

El Domingo de las Fiestas, San Fulgencio llega posesionando a la entrada de la Plaza a hombros de los berzocaniegos. Nada ha cambiado en la imagen y muy poco en el espacio. La ventana y el balcón de la casa de los Hidalgo permanecen. La Pedrilla inmutable, llena de espectadores en la de 1.948 y vacía en el del 14. En la primera se aprecian claramente las vigas y tablones que se utilizaban par cerrar la plaza para los toros y levantar los mozos “los tablaos” en los que colocaban sillas para la familia y muy especialmente para las novias y amigas. Eso quedó en el tiempo. Predominan las chaquetas y velos en las mujeres. Juan Luis Rodríguez, el sacristán, en el centro cantando, luce corbata y traje cruzado. Era el encargado de mantener el orden en las filas y el ritmo de paso. Al fondo aparece el Arca también inmutable.

Mucha menos expectación en la de 2014. Y más barullo. La vestimenta es bastante más informal y el desorden se aprecia en la procesión en la que cada uno camina un poco a su manera. También aparecen niños. En el 48, y hasta bastantes años después, éstos procesionaban tras la manga, al principio de la procesión, alineados en filas según las escuelas, primero los niños y detrás las niñas, todos controlados por los maestros.

Los Santos, la fe, y las tradiciones siguen en lo permanente del pueblo mientras cambian las formas, las modas  y las costumbres.

Berzocana sigue cumpliendo su promesa cantada y repetida cada año: “Os prometemos Santos Benditos no abandonaros nunca jamás, porque vosotros también quisistes en este pueblo siempre morar”      

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.