La foto y su pie: Un solitario testigo

 Testigo enhiesto del paso del tiempo, el árbol se alza solitario en medio del páramo de los cercaos ahora convertidos en cigarrales de verano y lecho de heladas en invierno, No siempre estuvo solo. Allá en otros tiempos, cientos como él se alzaban bajando al río y subiendo hacia “La Mocara” para seguidamente trepar buscando las tierras más altas que ya pertenecían a los castaños.

La necesidad de trigo y madera, al ejemplo de lo sucedido en Castilla, fue imponiéndose a la arbolada hasta arrinconarla en pequeños sotos y después dejarla tan solo en el que aquí mostramos como testigo de lo que fue y ya no es.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.