La foto y su pie.- A la sombra

Cae un sol tórrido sobre la dehesa extremeña. No se mueve una sola rama de las encinas y tan solo el balido de las ovejas llega desde la lejanía. Tres personas se integran en el `paisaje buscando una casi inexistente sombra. El chico se ha fundido con el tronco de la encina intentando hacer un todo de la dualidad de hombre y naturaleza. Suena el zumbido monocorde la las chicharras (cigarras) mientras agosto consume sus últimos días en Berzocana.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.