CANGAS DEL NARCEA.- El concejo el más afectado por los incendios de toda España

Pues resulta que estamos en cabeza. Dicen los expertos que la climatología, los usos del suelo, las costumbres o la cobertura vegetal son los principales factores que condicionan el fenómeno de los incendios forestales.

A este respecto hemos de señalar que los municipios asturianos de Llanes, Piloña, Cangas de Onís o Cangas del Narcea han sufrido más un millar de siniestros entre los años 2001 y 2014. Cangas del Narcea es el más afectado de toda España con 1.411 incendios, casi 19.000 hectáreas abrasadas en todo ese tiempo, lo que equivale al 23,01% del concejo. Según la investigaciones la mayoría de ellos motivados por incendios para regeneración de pastos o intencionados por otros motivos más personales.

Otro ejemplo de zona castigada por los incendios es la del Parque Natural del Lago de Sanabria, el mayor lago de origen glaciar de la Península Ibérica, en la provincia de Zamora. En marzo entró en vigor la ley de la Junta de Castilla y León que, con el fin de reforzar la protección de la zona, ampliaba la superficie de este espacio natural. Hasta el año 2014, casi 200 fuegos han calcinado 15.760 ha, que equivalen al 49 % del parque. De momento este junta letras no tiene constancia de alguna meda de esta tipo, u otra alguna en el concejo.

Que una zona sea de alto valor ecológico y declarada como protegida no la libra del fuego: el 16,35 del suelo calcinado en España entre 2005 y 2014 pertenecía a espacios naturales protegidos, según los datos de España en llamas.

La estadística oficial permite asegurar que la mano del hombre está detrás del 79 % de los incendios y del 85,5 % de la superficie afectada, lo que no deja en muy buen lugar a los habitantes de nuestro concejo

Los incendios intencionados son responsables del 58,2 % del suelo calcinado, seguidos de los accidentes o negligencias (26,63 %) y los rayos (5,76 %). Se desconoce el origen de las llamas que causaron el 7,57 % del terreno quemado. Otro 1,83 % se debe a incendios mal apagados o reproducidos.

La estadística oficial contempla motivaciones tan dispares como venganzas o “ritos pseudoreligiosos y satanismo”, si bien la mayoría de los fuegos están asociados al medio rural. La quema de rastrojos, la regeneración de pastos, facilitar la caza o ahuyentar animales explican el 40 % de las hectáreas y casi la mitad de los incendios intencionados. La creencia ampliamente extendida de las recalificaciones no se corresponde con las cifras: sólo 379 incendios (1.040 ha quemadas) de todos los fuegos ocurridos entre 2001 y 2014 buscaban una modificación en el uso del suelo.

 

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.