La foto y su pie.- Rumia la Plaza sus olvidos

Ha quedado la plaza dormida en sus olvidos. Se apagan los bullicios veraniegos entre las hojas de los álamos mientras las mesas añoran vasos y botellas y las sillas los ruidos y vaivenes de la clientela. Rumia el  conjunto lo pasado y tan pronto olvidado.

Permanecen las cosas y faltan las personas. Asoma el otoño por la carretera de Cañamero y marcha el verano por la de Logrosán. En el medio, la Plaza comienza a dormirse arrullada por el ligero sonar de las hojas movidas por la brisa. Faltan gritos y risas de niños. Ahora tan solo la cruzan de abajo arriba y de arriba abajo, unos muy poquitos niños cargados con sus carteras y silenciosos.

Dormitará el invierno para resurgir de nuevo esplendorosa con los primeros calores del próximo verano

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.