La foto y su pie: ¿Y por qué no yo?: La Ley no lo prohíbe

-Estos humanos son un tanto memos e impredecibles

Medita el equino solo bajo la lluvia

-Ya no tenemos un Calígula que me nombre senador, pero en la lógica de algunos humanos del noreste de este país (antes España) puedo llegar muy lejos. Dicen que un presidario, un fugado de la Justicia, un acusado, un delincuente o un golpista, puede ser presidente de una autonomía porque “ni la Ley ni el Reglamento así lo señalan específicamente”. Y yo me digo: He aquí mi oportunidad:

Como tampoco especifica que no lo pueda ser un caballo podré presentarme yo a tal cargo en la seguridad de que no me rechazarán. Eso sí, procuraré que no se entere mi primo, el burro propiedad de Manuel, para que no acuda a hacerme  la competencia. ¿O no?

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.