La foto y su pie.- El Corral. De ayer a hoy

Uría, de espalda al objetivo, mira hacia uno de los rincones que configuraban El Corral de no hace muchos años. ¿Se despedía el prócer de aquellos viejos edificios que habían configurado y motivado la historia de Cangas?.

Tan solo el edificio del Juzgado y el kiosco permanecen hoy en el lugar. El resto fue arrasado por una piqueta que auguraba futuros y se quedó en un puñado de promesas incumplidas.

Ecos de voces de niños y nostalgias de adolescente y jóvenes resuenan por las esquinas, balcones y tejados de los edificios idos, al igual que por los recovecos de la memoria de muchos.

Galopan los años para unos y se desplazan cual carretas medievales para otros. El Corral ha cambiado su estructura física, pero su esencia y vida permanecen intacta en el tiempo y la memoria.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.