SUROCCIDENTE Exigen la recuperación ambiental del entorno del río Gillón. Los ecologistas visitan hoy la zona

 

La organización ecologistas SEO/BirdLife ha presentado una reclamación por inacción ante el Principado de Asturias en la que exige que se acometa la restauración ambiental de las zonas afectadas por la minería en el entorno del río Gillón, dentro del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias.

Según el colectivo conservacionista, durante años la administración asturiana ha tolerado el deterioro y la destrucción de los ecosistemas que forman parte de los cauces y vegas de varios arroyos afluentes de dicho afluente del río Narcea. Así, señalan que el impacto de las minas de carbón explotadas desde 1960 por la empresa Antracitas de Gillón, cerrada en 2005, no solo ha provocado el deterioro de los hábitats y especies por los que se declaró espacio de la Red Natura 2000, sino que además, provocó graves daños patrimoniales a los habitantes de la zona.

A su juicio, esta inactividad se concreta en la ausencia de planes de gestión para la zona que contemplen su restauración y en la falta de medidas de conservación necesarias para recuperar hábitats y especies incluidos en las directivas europeas y en la normativa estatal y autonómica que todavía se ven afectadas. Además, reclaman de la Confederación Hidrográfica que responda del deterioro de los cauces dado que todos los arroyos y ríos afectados, y también las vegas y laderas aledañas necesitan de un programa de restauración que permita la recuperación total de los ecosistemas afectados.

El deterioro de los ecosistemas acuáticos derivados de la proliferación de escombreras, la contaminación por vertidos y la destrucción de los cauces está provocando la pérdida de hábitats adecuados para especies amenazadas como el desmán ibérico o la salamandra rabilarga y señalan que también han desaparecido de los ríos y arroyos especies tan comunes como la trucha, afirman. Asimismo aseguran que la falta de restauración también podría estar afectando de manera significativa al menos a 98 especies protegidas a nivel estatal, nueve de ellas incluidas en el catálogo regional de especies amenazadas, y entre las que destacan el oso pardo y varias especies de murciélagos y de aves forestales.

Hoy, jueves 11 de abril, tendrá lugar una visita al espacio natural para conocer sobre el terreno el impacto ambiental y social provocado en la zona. La visita estará guidada por Nicolás López, delegado de SEO/BirdLife en Asturias, así como de Segundo Menéndez, uno de los vecinos afectados por el deterioro ambiental de zona.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.