La foto y su pie.- Abanicando la Historia

Se abren amarillo y verde las ramas para mostrarnos la torre distintiva de la real villa de Berzocana.

Se abre en abanico la tarde calurosa y el sol acaricia con sus rayos los edificios de la Plaza Vieja.

Aunque han cambiado piedras y paredes, la plaza guarda fuerte en sus vivencias su historia, historia que es la de la villa. Ambas se unen y aprietan en un todo distinto pero conjunto, como lo hacen las memorias individuales de cada berzocaniego fundiéndole en la colectiva del ayer y el hoy del pueblo.

Plaza Vieja de mi niñez, de tu adolescencia, de la mocedad de otros, o de la añoranza de aquellos que tomaban en las puertas de sus casas, el último sol de las tardes de agosto.

El amarillo y el verde parecen abanicar la Historia.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.