La foto y su pie.- Sin cura y sin gente

Lo mejor es evitar malos entendidos. Y así lo han visto los vecinos de Abruneiros,  Balbona y Candanosa. Ellos estaban dispuestos a celebrar la fiesta como la tradición y costumbres señalan, y más siendo sábado, buen receptor del oficio dominical, pero no puedo ser. Surgió un grave inconveniente y, para evitar rumores y cotilleos, lo mejor era hacerlo público en el cartel anunciador de la fiesta:

-No hay misa por falta de cura

Clarito y diáfano, no hay nada oculto. Tome nota el obispado.

Si habrá sesión vermú a las dos de la tarde porque músico sí hay. Y hasta para la verbena de la noche. Pero surge otro inconveniente. Como en todos los pueblos, la población es corta, así que surge el llamado:

-¡¡Venid que somos pocos!!

Pues, digo yo, que no estaría mal acudir a la anunciada fiesta de Año Nuevo. Lo del cura habrá que gestionarlo con más tiempo para la próxima ocasión.

Que todo salga bien, amigos

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.