La foto y su pie.- Amalgama de silencios y sentires

Verano. De la serranía a la dehesa, la vista se deja mecer por las onduladas colinas que bajan buscando el valle. Al frente, el monte corta el horizonte haciendo girar la mirada hacia el oeste donde aquel se abre a nuevos caminos de aguas y sendas.

Sentados sobre la peña, dejándose acariciar por el airecillo serrano del atardecer, la familia se deja ir entre silencios y ayeres revividos en ellos por quienes les insuflaron el amor a la tierra, su pequeñas cosas, sus decires y sus silencios. Es “el miajón de los castúos” revivido y fundido en perfecta armonía con los sustratos vivenciales de Asturias y Burgos.

Y la luz de la tarde se va apagando lentamente

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.