La foto y su pie.- Ayeres y mañanas en la terraza

Abre la pequeña terraza una gran ventana al mundo que se mueve. Poco, quizás muy poco, pero se mueve. Roberto ha decido abandonar el sofá en el que duerme nostalgias y sueña mañanas para solazarse con los débiles rayos que en la mañana se han asomado a la villa.

Inclinado sobre la barandilla fuma su cigarro quizás mirando sin mirar las baldosas de la acera o el paso apresurado de algún vecino camino de la farmacia de enfrente.

Enredados entre las volutas del humo, sus pensamientos viven Cármenes idos llenos de explosiones, credenciales, cenas, bromas, enfados, abrazos, cubas, colores, camisetas, cargas de voladores, normas de seguridad, protestas, otra vez voladores. Y simultáneamente traza deberes que ha de efectuar e imponer a la pelgarada de su peña de la Carcasa que maldito el caso que le hacen pero que, esbozando un vergonzosa sonrisa, reconoce que los quiere y en estos días les echa especialmente de menos

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.