ENCLAUSTRADOS XXXV.- Todos promocionan

Niebla mañanera

Viernes día 17.- Otra vez hemos amanecido con niebla. He perdido ya la cuenta de los días que así ha sido. Y también como en días anteriores, tras mojar las calles y tejados, se ha retirado hacia los altos tornándose en nubes. Queda el día oscuro y cerrado. Es manifiesto: ha aumentado un tanto el tráfico como el ir y venir de las gentes por las calles. Así lo cuentan desde uno y otro barrio. Quizá por ello mañana sábado, miembros del ejército patrullarán por esta zona y por Ibias para ayudar en las tareas de control tanto a la Policía Local como a la Guardia Civil.

 He iniciado mi paseo y repaso lo que está aconteciendo con la educación mientras voy y vengo. Dicen los políticos responsables que no habrá aprobado general pero que “salvo excepciones muy especiales”, se pasará de curso. Papel de celofán pare envolver la realidad con palabrería hueca y dirigista. Pero tampoco especifican. No definen con cuántas asignaturas se pasa o no. Lo intentaron hacer, pero enseguida se les echaron encima los gobiernos vasco y catalán, ellos no aceptaban nada; dictarían sus propias normas. Y claro, detrás fueron los gallegos y algunos más, así que en cada lado se pasará con más o con o con menos “ya asegún ya como”, que decía Xuan. Todo patuleas dialécticas de la improvisación: al final pasarán todos los de Primaria y Secundaria, y quizás también los bachilleres salvo los de Segundo; con éstos y con la EBAU ya se verá Lo de las Universidades es otra historia.

Quiere el sol asomarse a la villa pero no lo consigue, como tampoco consigo, ni creo que tampoco vosotros, cargarnos de positivismo para encarar animosos lo que nos queda que, me da la impresión, no va a ser poco. Y cuentan en las Redes, y de ello se hace eco la emisora local de Onda Cero, que están revueltos los de los huertos, esos que cada año por estas fechas se lanzaban a poner en marcha sus pequeñas tierras para sembrar la patatas, cebollas, pimientos, tomates, calabacines…aunque fuese alquilando los terrenos en los alrededores de las villas ya fuera en Cangas o en Tineo. Pues no, no habrá huertos de este tipo. No tendrán problemas en los pueblos ya que la mayoría de ellos los tienen casi en la cocina de casa. Y tampoco corren el riesgo de cruzarse con nadie. No lo tenían ya antes de la pandemia, así que menos aún ahora.

Poco después de acabado el paseo me pongo a hilvanar estas líneas a las que no logro dar cuerpo ni mantener con ellas un hilo narrativo coherente. Quizás sea cosa del enclaustramiento, o de las noticas que me embarullan y desconciertan. Ni siquiera los diversos departamentos oficiales con el Gobierno a la cabeza son capaces de aproximar las cifras de muertos que ya están en las 20.000 y de las que parece no queremos ser conscientes. Preferimos montar cada tarde fiestas de ensalzamiento individualista del artista de cada barrio que  asumir lo que está ocurriendo con coherencia y actuar así en consecuencia. Un rayo de sol se cuela y se refleja en mi teclado.

Al iniciarse ya la tarde, el día sigue oscuro y feo. Hoy se ha perdido la primavera y pasan los paraguas por la acera de enfrente. Curiosamente todos los estacionamientos de la calle están cubiertos.

Paciencia y feliz jornada

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.