La foto y su pie.- Impronta

Cercan los verdes la villa. Discurre parsimonioso el Narcea casi ya en estiaje y las neblinas del mañana, ya mediado julio, tienden sus tamices de gasas sobre el paisaje.

La quietud de la foto deja no obstante adivinar el despertar de la villa abriéndose a la laboriosidad de sus gentes, al quehacer de las faenas del diario, al asentamiento de un difícil presente que ha de cimentar la forja de un mejor futuro.

A la izquierda, el blanco del edificio de los juzgados destaca su contraste con el fondo sucio de contaminación que con los años fueron dejando el paso de camiones de carbón camino de Soto de la Barca. Huella de una etapa económica floreciente.

Al fondo, Cangas se estira estrechándose hacia el valle del Naviego mientras que a la derecha, las diminutas casa del Cascarín trepan en curva y contracurva hacia la cima de la montaña.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.