REFLEXIONEMOS.

 

 

 

 

Pero no lo hagamos sobre izquierdas o derechas cuyas líneas conceptuales, tanto políticas como filosóficas, apenas pueden ya definirse. Ha ya tiempo quedaron ancladas en la primera mitad del pasado siglo y tan solo se mantienen colgadas de nostálgicos argumentos de lo que pudo ser y no fue.
El domingo decidimos sobre quiénes han de resolver las cuestiones más cercanas a nuestro vivir de cada día, a las cosas más prácticas, a la gestión de aquellas pequeñas. (a veces grandes) cosas que condicionan o facilitan nuestro diario quehacer.
A lo largo de estos días he oído a prácticamente todos los candidatos hablar de grandes proyectos, de grandes obras; de llevar la autovía hasta Ponferrada, de crear un complejo hostelero-deportivo en Leitariegos, de construir un gran matadero con líneas de transformación y comercialización, de residencias de todo tipo para jóvenes y mayores, de grandes paseos, sendas, piscinas y complejos urbanos modernos y singulares, de conservar patrimonios, hórreos, paneras y construcciones singulares, de crear empleo ( yo creía que eso era cosa de los empresarios) de que la gente se quede en los pueblos ( aunque se modere con aquello de fijar población) y de tantas otras grandes ideas.
Todos, y seguro que usted también, amigo lector, sabemos lo que hay que hacer. Pero absolutamente a ningún candidato he oído decir CÓMO va a lograr el plasmar sus grandes ideas en realidades. De DÓNDE van a salir los dineros para ello. Y aún más cómo van ha hacer para pagar la gran deuda que arrastra el ayuntamiento, para racionalizar una hinchada plantilla, en muchos casos sin funciones claras y determinadas, o seguir aportando cuartos a tantos organismos paralelos, solapados, arrimados o subvencionados, a los que cada mes también ha de hacer ingresos para que continúen haciendo estudios de los estudios, informes de los informes, o asesoramientos a los asesores de las asesorías de unos u otros organismos, asociaciones, agrupaciones, grupos o grupúsculos.
Ítem más: En caso de que lograran poner en macha algunas de estas grandes promesas. ¿Tienen estudiada y negociada la fórmula de financiación del mantenimiento de las mismas. ¿De dónde saldrán de nuevo los dineros? Si los proyectos los llevan en sus programas electorales municipales, ¿van a pretender que se los mantengan organismos regionales o estatales?
En definitiva: reflexionemos. Pero hagámoslo desde la diaria realidad económica del momento. Y es eso precisamente, un programa económico, lo que no he visto en ningún programa político.
Y un guiño al pasado: ¿Saben ustedes que llevaban en su programa electoral para Cangas del Narcea en 1.979, UCI, UCD, PC y PSOE?

Sí señor. EL MATADERO

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.