CANGAS DEL NARCEA.-Homenajeados los socios de más edad del Centro de Mayores.

Con motivo del XXIII Aniversario del CSPM de Cangas del Narcea se hizo un homenaje a los socios de mayor edad, recayendo éste en:

-Socia de mayor edad
María Martínez Fernández

Nació en Arayón (Cangas del Nancea), el casa “Maizón”, el 29 de Abril de 1925 (91 años); y allí vivió hasta unos años después de casada, primero con sus padres (Rosa y Manuel) y sus dos hermanos.
Con unos 24 años se fue a Sevilla unos seis meses con un hermano y allí estuvo aprendiendo corte y confección, profesión a la que estuvo vinculada el resto de su vida, puesto fue modista, desarrollando este oficio tanto en su faceta practica de elaborar y arreglar tejidos varios, como en la educativa, ya que enseñaba a otras mujeres a coser llegando en algunos inviernos a tener hasta 18 aprendices en casa. Con 26 años se casó con Marcelino (conocido como “Chicha Araniego”).

En la primera etapa de casados estuvieron viviendo en Arayón y posteriormente se trasladaron a Cangas, lugar en el que a día de hoy solamente sigue María, puesto que hace 20 años que se quedó viuda. El matrimonio tuvo dos hijos, José Manuel y Mari Carmen, y tres nietos.
María es habitual del centro social, acude todos los días, entre otras cosas le gusta jugar a las cartas.

-Socio de mayor edad
Domingo Rodríguez Menéndez

Nació en Posada de Rengos, en Casa “Escribano”, el 12 de Noviembre de 1925 (91 años), y allí estuvo, junto con sus padres José y Josefa, y cinco hermanos (en total fueron 3 chicos y 3 chicas), hasta los 16 años. Con esta edad se fue a Madrid y allí permaneció hasta hace unos 4 años, tiempo en el que regresó, en un primer momento para su lugar de origen, Posada de Rengos, y posteriormente se instaló en el mismo Cangas.

Se casó con 25 años y tiene un hijo y una nieta.

Profesionalmente ha tenido una vida con muchas experiencias y en la que ha conocido a muchas personas y buenos amigos.
Así por ejemplo Domingo cuenta como cuando se fue para Madrid empezó a trabajar de sereno, lo cual no le gustaba mucho. Una noche ayudó para evitar un atracó a la casa del embajador de Alemania y éste, en recompensa, le regaló un camión que era a lo Domingo realmente se quería dedicar. Durante unos cuatro años, regreso a Asturias y fue camionero transportando madera de los bosques de Muniellos hasta Jerez de la Frontera y en su regreso traía uva desde Villanueva de la Serena a Oviedo.

Tras esa etapa, vendió el camión y volvió a Madrid donde compró un Hostal al que llamaron “Escribano”, y a su vez comenzó a trabajar nuevamente como sereno y como conductor para el Ayuntamiento de Madrid.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.