BERZOCANA.- La foto y su pie: Aceitunas

Llegan con el inicio del invierno. Pasan del verde al negro de forma desigual y concitan conversaciones múltiples sobre calidad, precios, kilos, trabajo y fríos. Aunque han cambiado las cosas y aparecido redes, plásticos y mantas que se extienden en el suelo para facilitar su recogida, e incluso vibradores motorizados que sustituyen en parte al vareado tradicional, el trabajo sigue siendo duro e incluso, en mañanas de hielo y agua, penoso.

De otra parte anuncian aceites de calidad que cubrirán el consumo de muchas familias e incluso unos euros para reforzar la siempre débil economía de las zonas rurales. Ha llegado el invierno, es tiempo de aceitunas, almazaras y promesas de aceites. De mi infancia ha me queda el gusto de los “tostones”

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.