La foto y su pie.- “Uñas al guarro”

Centra el botijo la foto. En la calle ya se ha hecho de noche y la pareja se afana sobre un cochinillo. Un guarrino que dirían mis paisanos de Berzocana o de cualquier otro lugar de Extremadura.

Ese día cambié el boli por el cuchillo con mucha más torpeza en su manejo y solución final. Mi padre da las instrucciones y yo intento ejecutarlas sin mucho éxito vista la calificación final que mi madre nos puso a ambos: inútiles.

En un primer vistazo parecemos expertos. Las posturas se adecuan al especial momento, pero el desaguisado del cuchillo fue monumental. El lechón llegó a casa porque le tocó a mí padre en un sorteo en el bar de Balores y, aunque llegó limpio, no hubo más remedio que meterlo mano. ¡No lo íbamos a tirar!

Aquel día me quedó muy claro que no hay nada fácil. Y sí, la moraleja fue la que ustedes están pensando: “Zapatero a tus zapatos”

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.