Pequeña reseña histórica del edifico municipal allandés

Ayuntamiento de Allande

 Con el permiso de todos ustedes hoy me voy a trasladar hasta Allande para recordar a los más jóvenes de sus vecinos y contársela a los de los concejos colindantes, una somera descripción de la historia de su edificio municipal.

Señalar, en principio, que existía otro anterior que ocupaba la actual plaza de Díz Tirado, y que fue necesario derribar al realizarse las obras de construcción de la carretera La Espina-Consagrada.

El edificio actual empezó a gestarse en la sesión del Ayuntamiento de fecha 28 de Febrero de 1905. Aquel día, el Alcalde, Carlos Santos, dio cuenta de que el arquitecto Regino Pérez de la Sala, nombrado al efecto, había despachado el proyecto para la construcción de una Casa-Ayuntamiento. El proyecto que se sometió al examen de la Asamblea, acordando ésta, por unanimidad, aprobarlo. El importe de la obra ascendía a 90.822 pesetas una más que respetable cantidad para aquel entonces.  Con 395 metros cuadrados de planta, se utilizó un modelo arquitectónico de moda, similar a los Ayuntamientos de Mieres, Cabañaquinta o Pola de Siero. Se aprobó que la financiación de la obra se hiciese en tres años así como el pliego de condiciones.

Se acordó también enviar el expediente el Gobernador Civil de la provincia quien el primero de agosto de ese año autoriza la subasta. Un año después de la aprobación del proyecto, y después de sacar a subasta dos veces, sin haber concurrido licitadores, el Pleno Municipal, en sesión de 2 de Febrero de 1906, acuerda solicitar al Gobernador la declaración de excepción de subasta decidiéndose realizar las obras por administración, contratando los albañiles y adquiriendo los materiales necesarios para la construcción.  Y así en las actas municipales se recoge el pago de salarios quincenales a los obreros que participaron en la construcción, siendo larga la lista de proveedores de la obra. La piedra de sillería se transportó desde Cornellana en carros de bueyes.

Con las obras ya apunto de terminarse llega un momento en que se agotan los recursos por lo que se plantea el suspenderlas o buscar financiación. Así las cosas, es el propio Alcalde, Carlos Santos, quien ofrece el anticipo necesario para la terminación de aquellas.

En 1.907 se encarga el campanil a la casa Bertrand Hnos, de Oviedo, por lo que se abonan 600 pesetas y el reloj a la casa Girod de Madrid. Ya finalizadas las obras, en 1.909 el Ayuntamiento se ocupó del ornato de la zona circundante, proponiendo el derribo del tendejón cubierto que había detrás de la casa consistorial que servía de mercado de frutas y productos agrarios.

La nueva casa consistorial debió ocuparse hacía marzo de 1.910 y en octubre de ese mismo año se acordó el último pago de 300 pesetas al propietario de la casa ocupada por las oficinas municipales mientras finalizaron las obras del edificio.

En el año 1.992, debido al estado de deterioro de la estructura de madera y tejado se procede a realizar una importante remodelación que duró dos años y contó con un presupuesto de ochenta millones de pesetas.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.