CANGAS DEL NARCEA.- Obtenidos clones certificados de las distintas variedades de uva autóctonas

Si la tradición lo  avala y los técnicos lo certifican, es que es verdad. Las variedades de uva que aquí se cultivan nos convierten en unos privilegiados. Y si ya las variedades de uva son únicas, el SERIDA avanza un nuevo logro de vital importancia para le sector

 Asistentes a la presentación

Asistentes a la presentación

El Plan de experimentación y desarrollo tecnológico sobre el cultivo de la vid, que desde 2003 desarrolla el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida), ha conseguido obtener clones certificados de las variedades de vid asturianas, uno de los objetivos iniciales del proyecto de investigación y una de las necesidades más acuciantes del sector.

Al respecto, la doctora Dolores Loureiro explicaba que “lo más importante ha sido la obtención de clones certificados” de las variedades de uva de la zona: albarín tinto, carrasquín, mencía, verdejo tinto y albarín blanco, así como moscatel blanco, godello y albillo. Para la selección, se eligieron cepas con buen desarrollo y ausencia de síntomas virales que se plantaron en una parcela experimental y que han permitido obtener la base para las nuevas plantaciones. Los viticultores tendrán así la certeza de que “lo que van a plantar posee una identidad varietal y no tiene virus, que podrían influir en retrasos en la maduración o baja productividad”.

Para la selección, se eligieron cepas con buen desarrollo y ausencia de síntomas virales que se plantaron en una parcela experimental y que han permitido obtener la base para las nuevas plantaciones

 Dolores Loureiro ,  investigadora de área de Tecnología de los Alimentos del Serida, fue la encargada de trasladar los resultados de la investigación a los representantes del sector vitivinícola en Cangas del Narcea destacando la importancia de contar con una planta certificada “porque indica que la planta que va a comprar el viticultor está identificada varietalmente y se garantiza que, según establece la legislación, está libre de determinados virus que producen el retraso en la maduración, menor producción e incluso llegan a causar la muerte prematura de la planta”.. Con este estudio, el viticultor también tiene a su disposición unas fichas de cada clon donde se especifican los valores que tiene la planta en cuanto a producción, calidad en uva, en mosto, en vino y en cata. Así, el agricultor cuenta con una guía para decidirse por una planta u otra en función de lo que le interese obtener.

 

Una viña en Cangas
Una viña en Cangas

 

Otro beneficio de los clones certificados es que al plantar un mismo clon en una finca “la maduración va a ser más homogénea, facilitando que la vendimia se produzca en el momento óptimo para lograr un vino de más calidad”.

Aparte de la selección clonal, el proyecto se centró en los portainjertos y los tipos de poda. Los portainjertos influyen en la fenología y en los parámetros productivos, por eso su elección es muy importante para conseguir una buena calidad de uva.

El estudio revela también los tipos de poda más convenientes, según la variedad de la uva, para obtener la máxima calidad. Del sistema utilizado en cada caso dependerán aspectos como el tiempo de brotación y floración, la maduración, el grado de acidez o la cantidad de producción de uva.

 Una característica de la vendimia en Asturias es que muchas variedades se recogen a mediados de octubre, algo peligroso por la amenaza de lluvia, que puede pudrid la uva; por eso, “lo que interesa en cuanto a portainjertos es uno que adelante la maduración para que no haya tanto riesgo de podredumbre de uva y se pueda vendimiar en el punto óptimo”, añadió la ponente. De este modo, con los resultados obtenidos en el estudio, los viticultores pueden decidir sobre qué portainjertos injertar en función de sus variedades con el fin de adelantar la maduración o tener más producción.

Asimismo, con la aplicación de los diferentes tipos de poda se puede favorecer el crecimiento de la planta.

El presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Cangas, Juan Manuel Redondo, espera que las conclusiones de la investigación “sirvan para obtener una planta de calidad que nos hará falta para las nuevas plantaciones”.

 

 

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.