CANGAS DEL NARCEA.- La foto y su pie: Dejando correr el tiempo

Dejando correr el tiempo copia

 Ante la ventana se intuye el calorcín creado artificialmente que aísla al observador, dejado caer su cuerpo en la butaca, del frío mañanero que se intuye más allá de los cristales.

Los vehículos plasman la quietud del momento ayuna de presencia humana alguna. Hacia la izquierda, los edificios parecen subirse unos sobre otros empequeñeciéndose en la distancia hasta perderse  en verdes que sellan el carácter agrícola y ganadero de  la villa.

Ante la ventana, un hombre, o una mujer, se arrebuja en una ligera manta y dejar correr el tiempo

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.