CANGAS DEL NARCEA.- Urgencia por llegar a Cangas

Mochilas y maletas se encuentra ya de mañana en los pasillos de cada domicilio. Prisas, nervios, y una mañana larguísima en el trabajo. Esperan que el hoy lentísimo reloj laboral marque el fin de la jornada para enfilar, agitados y en tensión, el camino.

Son los cangueses de la emigración, los cangueses de adopción, los del trabajo lejano que inician hoy los días más agitados que el calendario les depara cada año. Aún en la distancia huelen ya a pólvora y, lentamente, la adrenalina comienza a agitarse en su interior. Unos llegaran con la camisa de la peña ya puesta para acudir de urgencia al pregón, que efectuará el científico Amador Menéndez, para participar en el disparo inaugural o para incorporarse al desfile de peñas. Otros, a los que la jornada les llevará hasta mediada la tarde, acudirán con el corazón en un puño a las cenas y a la novedosa tirada de la Carcasa, Castaña, Folixa, Magayo y Barreno, allá iniciada ya la madrugada del día 15.

Incluso habrá otros muchos que iniciarán el camino en este día 15, viernes, día con la noche más larga del año, pues es ésta y no la de San Juan, la que como tal consideran los cangueses. Llegarán aún más agitados y nerviosos, más apurados que los del día anterior. Lo harán con la mecha ya encendida, el olor a pólvora en la pituitaria y el sabor a caipiriñas en el paladar. Un beso a los padres, a los abuelos, o a ambos, y a la calle. No se puede perder un segundo, ni siquiera a deshacer la maleta de urgencia de fin de semana. La madre ya tiene planchada y dispuesta la camisa de la peña o preparada la de batalla con la pólvora, las fanfarrias, los cubas o el vino que se desborda del cacho. La de estreno se deja para mañana.

No queda un solo hueco para dejar el coche. Ni siquiera en los alrededores. Cuesta aparcar, pero no importa. Suenas explosiones y el olor a pólvora es ya real. Comienza a anochecer y aún los hay que están llegando.¡ Vamos!, ¡Vamos!

Procesión jpg

Pero es viernes y a algunos, más lejanos en el espacio, se ven obligados a esperar a mañana, sábado.¡No quieren perderse La Descarga!. Tal es el caso de Carmen que, desde Canarias, tiene anunciada su llegada a Ranón a las cinco de la tarde. Un coche la espera. Seguro que, como cada año, estará ya a la puerta de la basílica cuando allá hacia la siete y media salga la procesión. Y bajará con la Virgen hasta el puente de Ambasaguas, y con otras amigas canguesas hará el cordón para que los listos que allí esperan no rompan el desfile procesional colándose delante del mismo en el puente. Y allí llorará entre estampidos y explosiones sintiendo las vibraciones del puente bajo sus pies. Y quizás el domingo o el lunes haya de volver de nuevo al tajo. Una paliza, pero una paliza querida y que llena todo un año.

Como la que se dan tantos y tantos cangueses que en estas fechas hacen lo imposible por estar con su gente, con su Virgen, con sus fiestas y con su pueblo. Y así año tras año.

 

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.