CANGAS DEL NARCEA.- La foto y su pie: Villabol

 

  • ¡Chicos, chicos!, dejad que las mujeres se acerquen a mi

Para la mayoría de folixeros y folixeras que ya han dejado atrás los cincuenta, la figura de Villabol, como ocurre con algunas otras, va ligada a los festejos cangueses en general y al Carmen en particular. Su enorme bigote y su figura bamboleante, por mor de una cojera, era algo consustancial a la juerga o, quizás, el mismo era la juerga. Soltero empedernido fue eje central de múltiples y desternillantes anécdotas como la de la puesta del Arbolón en Madrid que escribimos en estas mismas páginas no ha muchos meses.

Tenía una tienda en Madrid que regentaba a su manera con horarios peculiares y un especial ayudante, “un indio de la India” que regentaba la tienda de al lado.

Antenista de unos cuantos conventos de Madrid  también guardaba de ello un montón de sucedidos que contaba con especial gracia en las mesas del Blanco, el Chicote o el Sotero.

Sirvan estas líneas como especial homenaje a su figura.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.