NARCEA/BERZOCANA- La foto y su pie: Vuelta a la niebla

 

Allá, cuando agosto se acercaba a su mitad, dejábamos los fríos y niebla de la aldea asturiana para, en un mismo día y 600 kilómetros de distancia, pasar a dormir semidesnudo rondando los 25 grados.

Cuando agosto finiquita hemos efectuado el viaje de vuelta para, dejando atrás los calores y los días de mañanas luminosas y rojos atardeceres en los encinares, pasar a dormir de nuevo entre mantas y embozados.

Al anochecer me asomé a la ventana y allí estaba de nuevo. La niebla que me despidió acudía de nuevo a recibirme velando la luz de los focos y difuminando las líneas del paisaje.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.