BERZOCANA.- Relato de un viaje a Italia

De nuevo se asoma hoy Fulgencio Rodríguez Mera a esta página. Y lo hace para relatarnos su viaje a Italia. El suyo, el de sus compañeros y el de sus inseparables sillas de ruedas. La crónica no está exenta de duras críticas. Para entenderlo mejor, el lector deberá seguir también el itinerario que se señala desde una imaginaria silla de ruedas.

¡Que alegría cuando me dijeron vamos a la casa del Señor! (salmo 121)

Cuando el año pasado, la Hospitalidad N. S. de Lourdes de la Diócesis de Coria-Cáceres, me informo que con motivo  del XXV aniversario de su fundación, iba a organizar una peregrinación a Roma, no me lo pensé dos veces y  dije, yo tambien voy.

A lo largo de todo el año se me fue informado de tolos los preparativos para el viaje, y de todos los hilos que hay que mover para viajar con personas con discapacidad física como es nuestro caso. Debidos a todos los obstáculos que nos ponía la compañía aérea, al final se decidió que mis cuatro compañeras y yo, que íbamos con nuestras inseparables sillas de ruedas, fuéramos en otra compañía distinta a la del resto del grupo.

Hago aquí mi primera pregunta. ¿Por qué en pleno siglo XXI todavía se nos discrimina de esa manera? ¿Tal vez porque no somos rentables?. Las mascotas de animales estoy convencido que no precisan tanto requisito como nosotros para viajar. El cuestionario que mandaron para que lo rellenara el médico era humillante y con preguntas salidas de tono.

Por fin el día 8 de octubre salió el avión con destino a la ciudad eterna. Ya en ésta, nos dirigimos al hotel para pasar la noche. Estaba bien, se habían tomado la molestia de comprar cuatro taburetes para los platos de duchas que antes no tenían.

asisA la mañana siguiente nos dirigimos al Santuario de la Verna, para empezar nuestra ruta franciscana. Fue este el lugar escogido por San Francisco para escribir la Regla, lugar donde se inspiró para componer el famoso canto a las criaturas, pues se respira paz por los cuatro costados.

La plaza de Asís, el lugar escogido por los Papas San Juan Pablo II y ahora Francisco para mantener el encuentro ecuménico con los lidere de todas las religiones y rezar por la paz. Las basílicas de San Francisco y Santa Clara.  Lugar éste donde se puso el primer Belén del mundo, convertido ahora en museo de belenes de todas las naciones de la tierra y que nos llenó de gozo inmenso.

Si este día fue interesante, más lo fue el siguiente en el Vaticano. Yo estuve ya allí en el 2000, pero no había accesos a muchos sitios. La bajada a la misma tumba de San Pedro, y la asistencia allí a la eucaristía fue una de las cosas, para mí, de las más importantes de este viaje. Los XX siglos de historia del cristianismo iban desfilando en mi memoria como las páginas de un libro. Allí se cumple físicamente las profecía de Jesús a Simón Pedro !Tu eres Pedro, y sobre esta piedra edificare mi Iglesia!

La emoción no terminó aquí, porque en el recordó por la Basílica me encontré ante la capilla de San Sebastián y allí estaba el cuerpo incorrupto de San Juan XXIIII, el Papa Bueno, el Papa del Concilio Vaticano Segundo, el Papa de mi niñez. Entonces la televisión estaba al alcance de unos pocos, solo conocíamos al Papa por las fotos que nos mostraba el diario ABC. Al contemplar ahora sus facciones, no me pude contener y exclamé:

¡Está idéntico!, mientras una lagrima rebelde asomaba a mis ojos.

La Piedad, la obra maestra de Miguel Ángel, es toda una catequesis de esperanza. La madre sostiene en sus brazos al hijo muerto; la expresión de tristeza se refleja en su virginal rostro, pero mantiene la cabeza alta, su cuerpo no está encorvado por la pena sino mirando al horizonte de la resurrección. Parece decir las palabras del apóstol: ¿Dónde está muerte, tu victoria? ¿Dónde está muerte, tu aguijón?

cappella_sistina_navata_vignettatura

La Capilla Sixtina es la historia de   la salvación en imágenes. Yo fui el primero en entrar y el último en salir. Resulta fascinaste el pensar como pudo Miguel Ángel pintar aquella maravilla a la luz de las velas.

Me hubiese gustado dedicar más tiempo al Museo Vaticano para poder contemplar los veinte siglos de historia que guarda en su interior, pero el tiempo apretaba y por la tarde había que seguir de visitas.

Al día siguiente hubo que levantarse a las cinco de la mañana para poder estar en la audiencia generar de los miércoles con el Papa, por lo que vimos amanecer. El día estaba despejado, el sol saliente ponía sus primeros rayos sobre la cruz de la gran cúpula, dándola un color de oro.

Por fin el Papa entró en la plaza y la recorrió en el papamóvil rodeado de fuertes medidas de seguridad, pasó a tan solo un metro de donde estábamos situados,

La catequesis no podía ser mejor, en el año de la Misericordia. Escuchamos el Evangelio de Mateo 25, de las Obras de Misericordia corporales y la explicación de su Santidad sobre las mismas, atraía la atención de miles de fieles como si fueras la voz del mismo Jesucristo. El canto del Padrenuestro en latín y la bendición papal pusieron fin a la audiencia general de aquel miércoles 12 de octubre de 2016.

Todavía nos quedaban tres grandes basílicas que visitar:

Florencia
Florencia

San Pablo Extramuros edificada donde según la tradición fue degollado el apóstol de los gentiles, fuera de los muros de la ciudad.

Santa María la Mayor, donde celebramos la eucaristía en un día especial para los españoles como es el día del Pilar.

San Juan de Letrán, dedicada a San Juan Bautista y San Juan Evangelista, la Catedral del Obispo de Roma, y por tanto la Catedral del Papa.

Al día siguiente, nos dirijamos a Florencia, una ciudad con menos contenido religioso, pero no por ello menos artística y bella. Me quedé asombrado ante otra de las obras de Miguel Ángel, como el David. La guía nos informo que no era el original, sino una réplica ya que original se halla en un museo y no había accesos para nosotros.  Me llamó la atención la perfecta anatomía de cuerpo masculino resaltada en el mármol.  La belleza del cuerpo humano que plasmo el artista en todas sus obras, quedo muy patente en esta. ¿Cómo pudo hacer unas cosas tan bellas con un simple cincel y un martillo? Tal vez estuvo inspirado por aquel que formó al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza.

Nos quedaba que visitar Venecia, esto sería al día siguiente. La mañana era lluviosa y fría. Enfundados en nuestros chubasqueros salimos del autobús. La marea estaba alta; nos llevaron a la góndola para enseñarnos Venecia desde el canal. Fue un hermoso paseo de casi dos horas, era bellísimo pero a la vez triste al pensar que todo aquello va a ser, con los  años, tragado por  el  mar.

La lluvia caía con fuerza, agua por arriba y agua por abajo. Así nos fuimos a comer. Como el tiempo no mejoraba se decidió que el grupo de sillas de ruedas se fuera al hotel, suspendiendo así los actos programados para  la tarde, como la visita a la Catedral de San Marcos.

Todavía nos faltaba una ciudad, Padua, famosa por los restos mortales del santo que alberga en su bellísima basílica, San Antonio de Padua. Éste nació en Lisboa ,Portugal, fue bautizado con el nombre de Fernando, e ingreso en  la orden Agustina, atraído por la obra franciscana pidió el traslado cambiando el nombre de Fernando por el de Antonio.

Allí tuvimos nuestra última misa en Italia antes de partir al aeropuerto de Milán `para embarcar en un vuelo que nos traería de regreso a Madrid.

Poco importa el cansancio acumulado en estos días, el comer poco y el dormir menos. La cantidad de kilómetros recorridos, o las horas de autobús, o los 1.300 euros que nos costó todo el viaje. En la cara de todos se reflejaba el cansancio, poro sobre todo la satisfacción por lo habíamos vivido, una experiencia única, que gracias a la Hospitalidad de Lourdes y a sus presidente Don Emilio Marques, pudimos cumplir.

Muchas gracias y perdón por todo

Fulgencio Rodríguez Mera

 

 

Fulgencio Rodríguez Mera

25 de octubre de 2016

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.