ENCLAUSTRADOS XXV.- Aumentan tráfico y peatones

Martes día 7.-Hoy realizamos la crónica vigésimo quinta de enclaustramiento. He comenzado mi paseo casi sin asomarme a la ventana. Estoy un tanto mosca, o cabreao si lo prefieren. Y es que algo no va bien, estoy convencido. Ahora una cosa, luego otra; seguidamente un no, al momento un sí; detrás un para, luego un sigue; después un so y más allá un arre. Peor, mucho peor que aquel dichoso baile de la yenka: adelante, atrás; un dos tres… y vuelta a empezar. Adelante, atrás; un dos tres…

Pues así nos tienen, o al menos así lo siento yo, los políticos; aunque ellos repiten una y otra vez que sus decisiones las guían las opiniones de los “expertos”; expertos hasta en la sopa o colgados de la cadena del retrete.  Pero el caso es que nadie nos da nombres o pone cara a los tales “expertos”. Y como soy mal pensado, y a mi edad puedo permitírmelo, deduzco que con estas continuas referencias a los dichosos “expertos” tienen buena excusa para cuando termine todo esto y se pidan explicaciones y responsabilidades puedan decirnos, con cantinela incluida: ¡Ah, eso fue cosa de los expertos!, yo únicamente seguí sus consejos. Y a seguir en el machito con los votos de ciegos y sordos que no quieren ni han querido ver ni entender, que actúan como forofos futboleros más que como militantes y simpatizantes responsables y analíticos de este o aquel partido.

Foto de MAP

Hago un alto, resoplo y me asomo a la ventana. Algo no va bien. Peatones arriba y abajo; no muchos pero bastante. Los coches no cesan de ir y venir. Algo no va bien. Inconscientemente alargo las zancadas. Incluso hay más que durante el fin de semana.

Luchan la niebla y el sol por tener la primacía del día sin que ninguno logre imponerse.

¡Más leña! La radio informa que según una encuesta publicada en diversos medios, el gobierno que preside Pedro Sánchez no tiene el apoyo de la mayoría de los españoles. Tiene en contra el 72,30 %. Y me pregunto. Pero si en medio de esta tempestad la marinería no confía ni en su capitán, ni en los oficiales, ¿dónde va el barco?. A las rocas directo, a las rocas. Comparo y comparen: En Italia apoyan a su gobierno un 72%; un 63 en Alemania, y en Francia van algo peor: un 38%.

Vamos camino de las diez. Me asomo de nuevo a la ventana. ¡Pero qué carajo!. El trafico casi es el mismo que el de cualquier días de antes del enclaustramiento, hasta tienen problemas para aparcar. No entiendo nada

Me calmo un poco pero enseguida me enciendo de nuevo: La Audiencia Judicial de Castilla La Mancha comunica que según las licencias de enterramientos otorgadas en marzo se han producido un 73% más de defunciones que las oficialmente declaradas. ¿Pero qué es esto? Decido dejar de pasear para no estrellarme contra la pared de enfrente

Las campanas de las monjas llaman al Ángelus. En la calle sigue el tráfico y el ir y venir de vecinos. ¿Qué está pasando?

Tras los aplausos saludo desde el balcón a tres colegas, Enrique y Gloria   a los que tengo enfrente y Marichu un poco más lejos

Paciencia y feliz jornada

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.