CANGAS DEL NARCEA.- La foto y su pie: Junto al Guadalquivir

 hdr

Esta vez no fue un cangués el que apareció frente a otro en un camino a cualquier sitio de cualquier parte. El escribano paseaba distraído junto al Guadalquivir sevillano cuando, de repente, aparece ante sus ojos: “Villa de Cangas”. El barco dormitaba solo y silencioso en unas también dormidas aguas.

Nadie en popa, nadie en proa; nadie en los alrededores a quien preguntar. Quizás un día partió sin rumbo del Prao del Molín, bajo el son de gaitas y roncones, y vino a atracar en Sevilla, junto a la Torre del Oro, entre rasgueos de guitarra y sones lejanos de flauta y tambor camino del Rocío.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.