IBIAS.- Estrenado el documental “Escombro” que recoge la situación después de la minería

La cinta es una reivindicación “ecologista, social y cultural”, que hace uso del humor para pedir un futuro para la comarca

 

 tormaleo1__xoptimizadax--575x323

Con el título “Escombro: una historia a cielo abierto”, la cinta de Jaime Santos refleja la situación en la que ha quedado la parroquia de Tormaleo, en el concejo de Ibias, tras la explotación de la zona por la minería a cielo abierto.

“Mi tierra es hermosa y cargada de historia y tradición, pero poco a poco ha ido apagándose, herida por el abandono y la especulación”. Este es  uno de los mensajes que traslada al espectador la voz en off de Noelia Queipo, de la asociación cultural Tío Vitán, en el nuevo documental del periodista y realizador Jaime Santos.

Para acercar al público la realidad de la zona, la narración de los propios vecinos se completa con la interpretación de ‘Os Reises’, los personajes de la tradicional mascarada que van de casa en casa haciendo trastadas y pidiendo el aguinaldo. Estos personajes se han utilizado además como metáfora de la historia de la comarca en la última década. “Todos reímos cuando llegan Os Reises, pero cuando se van nos dejan la casa sucia y la cartera vacía”, señala el autor.

“De la misma forma, también la minería trajo alegría y falso progreso. Antes ya hubo explotaciones de carbón de interior pero, a finales de los noventa, llegó la fiebre del cielo abierto de la mano del empresario Victorino Alonso. Durante trece años sacaron carbón como quisieron, sin control, con voladuras al lado de las casas. Un coche con sirena cruzaba el pueblo anunciando una nueva explosión, como si de un bombardeo se tratase. De los tiempos de la riqueza y la mina poco queda: Buenas casas, algo de dinero en el banco, hijos con carrera y sin empleo, pueblos vacíos y… escombro”.

El documental denuncia además todas las “barbaridades” que se cometieron y va mostrando en qué se han convertido parte de los recursos de la zona. La Campa de Tormaleo, donde hasta hace relativamente poco se celebraba la fiesta, es hoy una gran balsa de agua que amenaza con reventar y arrasar el pueblo. “Cien metros de altitud ha ganado una montaña que ahora resta cobertura de móvil y horas de sol y luz a los vecinos. Incluso el cementerio de la localidad de Pandelo ha desaparecido. Al principio se dijo que se iba a explotar alrededor, pero, poco a poco, las máquinas fueron entrando. Los vecinos denuncian que los propios trabajadores recibieron la orden de trasladar los restos mortales, sin ningún tipo de control ni autorización de las familias. Hoy, muchas de ellas desconocen aún donde están sus antepasados.

tormaleo3__xoptimizadax--575x323

Hace algo más de dos años que no hay actividad en la explotación, pero la herida sigue visible, denuncian, a pesar de que parte de la zona se ha dado por restaurada por el Principado y se han devuelto algunos de los avales a la empresa: Otra estafa más”.

“Restauración y trabajo” es la reivindicación final que el documental quiere trasladar. “Una causa ecologista, pero también social y cultural. Todo un despropósito que merece la pena ser contado”. Al menos así lo considera el autor.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.