CANGAS DEL NARCEA.-La foto y su pie: El incipiente verano

Han cambiado la color el río y sus riberas. Juegan las sombras entre las ramas y los verdes se asoman a las aguas cristalinas en las que se baña el sol de la mañana. Los ramajes tejen su techo pletórico de savia sobre el paseo resguardando al caminante y alargando sus chinescas formas hasta el agua. Abre el Luiña ventanas al incipiente verano mientras los bancos del Paseo del Vino acogen merecidos descansos del caminante.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.