LA PLAZA DE BERZOCANA

(Foto Ayuntamiento: El arco de la Plaza)

Remitido por Fulgencio Rodríguez Mera

Desde tiempo inmemorial las plazas de los pueblos y ciudades son el centro social, cultural y mucha veces geográfico de toda la población, en todas se halla el Ayuntamiento o casa consistorial, en algunas también el Templo Parroquial o Iglesia, por lo que se puede decir que la plaza es la capital de pueblo.

Los berzocaniegos tenemos la suerte de tener una de las plazas más es espaciosa y bonita de toda la comarca.

Los que tenemos ya cierta edad, nos acordamos de como era antes de la gran reforma que se hizo a finales de los cincuenta o  principio de los sesenta, y que efectuó el alcalde Don Bernardo para dar trabajo en aquellos años de pobreza.

Era toda una explanada donde desembocaban las siete calles que descendían a ella empedradas y limpias. Delante del Ayuntamiento era todo rampla de tierra, de frente unos corrales que servían de toriles, donde luego se edificó la casa del médico.

En la calle que baja directa mente de la Iglesia, que hoy se llama de San Fulgencio, había un arco de ladrillos, por lo que todavía se la conoce como calle del arco.

Algunos árboles centenarios, de los cuales sobrevive uno, daban sombra a aquella gran explanada, en la que ocurrían toda clase de eventos, juegos de niños, mozos que cortejaban a las mozas,  y algún que otro navajazo cuando ya de madrugada el alcohol empezaba a hacer su efecto, todo el trajín de la plaza estaba bien vigilado por las dos casa  más ricas del  pueblo cuyas dueñas no se quitaban de las ventanas en todo el día.

La reforma, lejos quitar protagonismo a la plaza lo aumentó, ya que se hizo un graderío de granito que dividen la parte alta y la parte baja quedando como un pequeño anfiteatro.

Allí se celebran toda clase de eventos, sociales, culturales, mercantiles, políticos y hasta religiosos. Esta es la plaza de mi pueblo, de nuestro pueblo, que  cobra todo su esplendor en el mes de agosto, en las fiestas, cuando los bares extienden sus terrazas, pues de los cuatro que quedan tres están en la plaza.  En su afán por poner mesas no dejan espacio libre ni para pasar, yo que tengo que moverme con mi inseparable silla de ruedas, tengo que dar un rodeo para poder ir a casa, pero así y todo me gusta que las mesas estén llenas, que las orquestas toquen en el centro, que los niños salten en los castillos hinchables, y que  los jóvenes hagan botellón en las escaleras.

Luego viene septiembre, todos nos marchamos y la plaza, nuestra querida plaza, se queda sola y en silencio, un silencio interrumpido por los coches  que aparcan en ella, y los viernes cuando hay mercadillo.

Pero queda la esperanza de que vuelva agosto y nos volvamos a juntar, todos, niño y   mayores, para decir “Nus  vamus a la plaza ¿ti vieniniis?”

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   Fulgencio Rodríguez Mera

                                                                                  Septiembre de 2016

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.