ENCLAUSTRADOS V. Tiempos recios

Carmen Conde

Miércoles, día 18. Calos Alsina me despierta a las seis de la mañana. O lo que es lo mismo, el coronavirus, elemento informativo casi único. Me dejo llevar entre la duermevela y la información.

Anoche sí sonaron los aplausos en el barrio. Llegaban fuertes de Lorenzo Menéndez, de Clarín y de la misma Uría. Maribel se asomó dándole a las castañuelas y quizás ello animó a unos y otros. Calle arriba comenzaron a sonar otras. Comenzaron también a abrirse ventanas y a iluminarse salones y cocinas. Los aplausos fueron subiendo.

Mario Vázquez me explica vía Internet el porqué de aquí suenen menos que en otros barrios.

-Es que no tenéis en cuenta que las monjas son de clausura, son las que más espacio ocupan y no salen a aplaudir, tenéis que animarlas que ventanas tienen un montón. Pues puede que sea eso.

Pensando lo de los aplausos y cánticos desde los balcones, me viene a la mente la labor callada de los empleados de las grandes superficies, de los comercios de comestibles y artículos de primera necesidad como las farmacias. Tienen que aguantar mucho en estos días de histeria y de miedos reprimidos, sobre todo los empleados de los supermercados.

Algunas llevan muy mal las mascarillas, sienten sensación de ahogo y  les lleva a acumular tensión. Y a ello se une la poca educación o el acendrado egoísmo o personalismo de unos pocos.

-Me ponen de los nervios, especialmente esas mujeres ibuprofenizadas que entran sin miramiento alguno, se saltan las colas y se acercan a unos y otros a charlar, incluso con las cajeras.

-También sigue habiendo hombres que se vienen a echar aquí la mañana, vienen con la mujer y con una bolsa en la mano que ni siquiera abren. También mujeres que vienen a media mañana y a media tarde; la bolsa les sirve de pretexto, leo en el perfil de otra empleada.

Termino mi paseo mañanero, echo un vistazo a la prensa virtual y tomo los primeros apuntes del día para mis diarios en papel y en voz. ¿Y si los servidores de Internet colapsaran?, me pregunto. Entonces sí que los enclaustramientos resultarían duros, hasta la radio y las televisiones fallarían. Los más jóvenes sufrirían de lo lindo, incluso podría llevarnos a problemas de convivencia. Pero seamos positivo, eso no va a pasar.

Estamos viviendo tiempos recios nunca antes vividos por estas generaciones. Y menos mal que hemos progresado, nuestros antepasados que también vivieron pestes y epidemias, habían de cumplir cuarentenas en muchas peores condiciones, y eran cuarentenas en su estricto sentido numérico: cuarenta días en aislamiento, sin prensa, sin radio, sin televisión, sin Internet y con poco o nula comida. Nuestra comunicación con el exterior estaría totalmente rota.

Cambio de ventana y me asomo por la del salón. Los geranios están empezando florecer. Sonrío y me veo como el Papa el pasado domingo asomándose a la clásica y tradicional ventana del Vaticano ante una plaza vacía. La calle también está vacía, vacía y triste, pero es mi calle.

Paciencia y feliz jornada.

 

 

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.