CANGAS DEL NARCEA.- ¡Música, maestro!

Rondan los cincuenta y no son muchos ni pocos, todo depende del optimismo con se analice la situación. Nos referimos a los alumnos de la Escuela de Música, asociada a la Banda, y que hace unas fechas iniciaba el nuevo curso. Ilusión, ganas, ánimos y un futuro abierto acompañan a alumnos y profesores en esta nueva andadura. Solfeo, instrumentos, ritmos, trabajo, alegrías, algún que otro cabreo… pero siempre hacia adelante.

No es fácil mantener la Banda en Cangas. Y en este trabajo desarrolla una tarea fundamental la Escuela. Ella es la encargada de nutrirla y, sobre todo, de asegurar los relevos, no tanto generacionales sino que aquello que determinan las ausencias por estudios o trabajos. No son pocos los componentes que, con tristeza la mayor parte de las veces, han de dejar el instrumento en casa y cambiarlo por la maleta que les lleva a otros lugares.

Así lo resalta la presidenta de la Asociación, Alicia Arias que, no obstante, muestra su satisfacción por el número de alumnos inscritos. Ella siempre se muestra optimista y especialmente animosa.

La escuela cuenta con cinco profesores que imparten clases de los instrumentos que suelen ser básicos en una banda: trompa, bombardino, trombón, fiscorno, trompeta, requinto, clarinete, saxofón, flauta, oboe y percusión. Como premio y aliciente de los aprendices el incorporarse a la banda y salir a tocar con ella. “Aquí tienen la oportunidad de mostrar lo que aprenden tocando en conciertos con público, algo a lo que todos los alumnos de música aspiran” señala Alicia.

Argumenta la presidenta que la existencia de la escuela es básica para la existencia de la propia banda y que esta no podría subsistir sin aquella. “La existencia de la escuela es la única manera de asegurar un futuro a la banda”, precisa.

La agrupación cumplía el pasado año las bodas de plata y es la única en todo el suroccidente astur. La componen cuarenta personas y en ellas se agrupan músico recién llegados de la escuela con otros componentes que llevan en la misma desde su creación. “Por la banda ha pasado mucha gente, que ahora no sigan por muy diferentes motivos. También ha servido de inicio y trampolín para muchos jóvenes que ahora se dedican profesionalmente a la música. Ello es un orgullo para todos nosotros” asegura Alicia.

La Asociación “Amigos de la Música, dela que depende la banda, cuenta con unos 200 socios que ayudan a su supervivencia con sus aportaciones económicas ayudados por otros patrocinadores privados y públicos. Justo es que cada uno de nosotros pongamos también nuestro granito de arena en este cultual y sonoro proyecto.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.